servicio al cliente
Construyendo relaciones a través del servicio al cliente
22/05/2020
Cuidado de los montacargas en verano
Cuidado de los montacargas en verano
29/05/2020

Distracciones peligrosas en el almacén

Todos podemos estar de acuerdo en que conducir un coche mientras se está distraído es un comportamiento arriesgado. Orenay Padilla, de “Padilla Carretillas Elevadoras”, afirma con precisión que “La seguridad de los montacargas comienza cuando el conductor entiende que un montacargas no es un auto”. Aunque definitivamente no son iguales, se aplican reglas similares a ambos.

  • Los peatones siempre tienen el derecho de paso.
  • Obedece los límites de velocidad.
  • Permanezcan en los carriles designados.
  • Manténgase a una distancia segura de los demás vehículos.
  • Conduzca lentamente en condiciones de humedad o resbaladizas.

Sin embargo, las diferencias superan con creces las similitudes, y deben seguirse protocolos de seguridad, incluida la limitación de las distracciones. Los teléfonos móviles, los reproductores de MP3 e incluso comer mientras se opera una carretilla elevadora, representan una amenaza para otros trabajadores, el equipo y la propia instalación. Estas no son las únicas distracciones, por supuesto, pero los mismos malos hábitos de conducción que la gente usa en la carretera se han abierto camino en el almacén, así que veamos algunas distracciones peligrosas en el almacén.

Uso de los teléfonos

¿Sabías que tienes cuatro veces más probabilidades de tener un accidente si usas un teléfono mientras conduces un auto? Conducir mientras se usa un teléfono es tan peligroso como conducir en estado de embriaguez. En una carretilla elevadora, el riesgo es aún mayor. Estas máquinas requieren habilidad y concentración para conducir, especialmente en los entornos concurridos de los almacenes. También hay que tener en cuenta la gran diferencia entre los coches y las carretillas elevadoras. Para permitir un radio de giro estrecho, las carretillas elevadoras se dirigen desde el eje trasero y la parte trasera se balanceará más que la de un coche. Estas máquinas también se dirigen más fácilmente cuando están cargadas, debido al contrapeso y el centro de gravedad está hacia atrás, pero se desplazan hacia adelante cuando se levantan las horquillas. Aunque estas máquinas se conducen normalmente con una mano, eso no significa que la otra deba manejar un teléfono. Incluso con un dispositivo de manos libres, la concentración se desplaza de la tarea en cuestión. El peligro para la seguridad, sin embargo, no se limita a los que conducen. Los trabajadores a pie no sólo corren peligro por el uso de los teléfonos por parte de los operadores, sino que también se ponen en peligro cuando se distraen con estos dispositivos. Manténgase atento en su trabajo, tanto si conduce una carretilla elevadora como si no.

Música y auriculares

Los almacenes pueden ser ambientes ruidosos, pero ahogar los sonidos con los auriculares no es la respuesta. El uso de reproductores MP3 no sólo pone a los trabajadores en riesgo de perder los sonidos de las bocinas, los pitidos y las advertencias verbales, sino que los cables de estos dispositivos podrían quedar atrapados en la maquinaria.

Comer

Cuando la mayoría de la gente piensa en la conducción distraída, el uso de los teléfonos es probablemente el ejemplo número uno que viene a la mente. Un ejemplo válido, e incluso el primero que mencionamos, pero no ignoremos lo obvio. Las investigaciones demuestran que los conductores tienen un 80% más de probabilidades de tener un accidente cuando comen en la carretera. Si los porcentajes son tan altos cuando vas por la autopista, ¿qué pasa cuando mueves una carga en un almacén? Ese rápido sorbo de una Coca-Cola o un café podría llevar a que se derramara sobre el conductor, el equipo o el suelo. Comer y beber mientras se opera la maquinaria también distrae la mente de la tarea que se está realizando, y podría llevar a otros a resultar gravemente heridos en caso de accidente. Mantenga la comida y la bebida en la sala de descanso.

Aunque los montacargas no viajan a la misma velocidad que los automóviles, los frenos no son tan eficientes y la máquina es menos maniobrable que un vehículo. Entonces, ¿cuál es el resultado final? Cuando permites distracciones peligrosas en el almacén, le haces un flaco favor a los trabajadores. Cuando conduces un montacargas, conduce el montacargas. Es así de simple.

padilla banner

Comments are closed.